Se derriten capas de hielo de más de 7 mil años en el glaciar Corvatsch

Los glaciares de Suiza han perdido más de la mitad de su volumen en menos de 100 años y el largo y caluroso verano de este año ha acelerado el deshielo, según un nuevo estudio.

189

Suiza cuenta con numerosos glaciares. La mayoría se encuentran en los Alpes valesanos y grisones, así como en el Oberland bernés. Si bien atraen a innumerables turistas, tanto en verano como invierno por ser estaciones de ski, son esenciales para el suministro de agua.

El calor extremo de este verano, tuvo un gran impacto en el glaciar de Corvatsch en la región de Engadin, en el cantón de los Grisones, donde se derritieron capas de hielo que datan de hace unos 7.000 años.

Así lo informó la prensa local citando al glaciólogo Matthias Huss: «Lo que estamos viendo es peor que cualquier cosa que pensáramos posible antes», dijo Huss.

Sin embargo el glaciar Corvatsch no es el único en agonizar, el glaciar Aletsch, el más grande de Suiza, que cubre una extensión de más de 80 kilómetro, muestra también los signos del cambio climático. En el mes de agosto han aparecido los restos de un avión que se estrelló en 1968 sin dejar rastro. El calor extremo de este verano hizo que se derritiera la gruesa capa de hielo que los cubría.

Por primera vez, investigadores de ETH Zurich y el El Instituto Federal Suizo para la Investigación de Bosques, Nieve y Paisajes (WSL) utilizaron imágenes históricas para reconstruir la topografía de todos los glaciares suizos en 1931 y analizar su evolución.

Glaciar Fiescher a través de los tiempos (Imagen: swisstopo y VAW / ETH Zurich)

Segun la ETH, Los glaciares se están derritiendo rápidamente: desde la década de 2000, los científicos han estado registrando e investigando el cambio de volumen con una precisión cada vez mayor.Sin embargo, se sabe poco sobre cómo cambiaron los glaciares en el siglo XX. Aunque hay pocos estudios que reconstruyan superficies de glaciares individuales de finales del siglo XIX y principios del XX, estos a veces muestran una gran discrepancia con los modelos existentes cuando se trata de estimar el volumen glaciar correspondiente.