Cuarentena: ¡Cuidado con el automóvil!

La falta de uso puede dañarlo según los especialistas.

0
561

En medio de la pandemia y las medidas de aislamiento impuesta, los vehículos quedaron en garajes o estacionados.

Esa falta de uso puede dañar diferentes componentes, y dado que nadie quiere poner en riesgo una parte de su patrimonio, ni quedar expuesto a tener que afrontar gastos extraordinarios en un momento de crisis económica los expertos recomiendan tomar algunas previsiones.

Lo primero y más importante antes de la puesta en marcha del vehículo es revisar que todos los fluidos estén a nivel correcto, de lo contrario, hay que completarlo.

El combustible
La recomendación es completar la carga del tanque. En períodos largos es muy probable que el combustible se eche a perder. Si el combustible se encuentra en mal estado produce un olor fuerte, el auto no funciona y en el caso de que pueda ponerlo en marcha, se producirían muchos fallos. Es ideal que el combustible no permanezca más de tres meses estancado.

Encendido
Poner el auto en marcha una vez por semana, al menos unos 10 minutos para que se lubriquen las partes internas que podrían estar secas y si hay mucha humedad, que no se oxide nada. No es necesario circular.

Batería
Si seguimos la indicación anterior evitaremos que la misma pierda la carga normal, pero si el vehículo va a estar detenido un tiempo prolongado sin encenderse se recomienda desconectar la batería para evitar que se dañe. Este procedimiento implica primero desconectar el borne negativo y así evitar el almacenamiento de fallos eléctricos. Y luego de unos minutos, se debe hacer lo mismo con el borne positivo.

Neumáticos
Mover el vehículo, rotarlo o cambiarlo de posición para evitar que los neumáticos no estén parados siempre en el mismo lugar y no se deformen. Si el auto está estacionado siempre en la misma posición, toman la forma del peso del auto. Lo ideal es sobreinflarlos ligeramente por encima de la presión recomendada por el fabricante. De esta forma la zona donde apoya con el asfalto no queda tan “aplanada” y la deformidad es mucho menor.

Y por último, si todo ha ido bien y ya estás en marcha, cuando el automóvil alcance la temperatura de trabajo óptima, súbelo de vez en cuando de revoluciones. Esto ayudará a eliminar la carbonilla que haya podido quedar en los conductos de escape y en los filtros.