Christstollen, el delicioso pan del Adviento.

0
613

El Christstollen es un pan servido como postre en Navidad (incluso en el Adviento) y que tiene formas que recuerdan a un niño recién nacido envuelto en sus pañales. Por esta razón se cubre de polvo de azúcar. Es muy conocido en la cocina alemana navideña.

Este pan dulce de larga tradición en la gastronomía alemana aparece por primera vez mencionado en un documento que data del 1.329 en Naumburgo, cerca del río Saale, como regalo navideño a un obispo. En aquella época era un postre más ligero que el actual.

El Stollen se compone de una masa pesada de levadura. Para 10 kg de harina contiene cerca de 5 kg de mantequilla (o incluso margarina o aceite vegetal) y casi 6 kg de pasas sultanas y cortezas confitadas (o limón) y de naranja.

Hay infinidad de recetas y diferentes procesos de elaboración. Algunos con un par de días de elaboración, pero el que les proponemos en la siguiente receta se puede realizar en un día.

Ingredientes.
375 gr. de harina de repostería
100 ml. de leche
40 gr. de levadura fresca
50 gr. de azúcar
175 gr. de mantequilla
2 huevos
300 gr. de uvas pasas
100 ml. de brandy o ron
75 gr. de frutos secos picados
La ralladura de la piel de 1 limón y de 1 naranja
Azúcar impalpable (Puderzucker)
Una pizca de sal

Elaboración.
Mezclar la harina con la levadura fresca desmenuzada, la leche tibia y una cucharadita de azúcar. Remover esta masa y la dejar fermentar 15 minutos en un sitio cerrado. Mientras tanto, poner a macerar las pasas en el licor.
Agregar el resto del azúcar, la sal, las ralladuras, los huevos y la mantequilla. Amasar todo muy bien hasta obtener una pasta homogénea, incorporar los frutos secos y las pasas escurridas. Mezclar y dejar fermentar la masa en un recipiente tapado hasta que doble su volumen.
Tras el tiempo de levado, estirar la masa para formar un cuadrado. La doblamos sobre sí misma. Le vamos dando forma como si se tratara de un tronco o una baguette. Dejar reposar de nuevo hasta que doble su volumen.
Cuando haya aumentado colocar sobre una bandeja de horno forrada con papel especial y hornear el Christstollen a 175 grados durante unos 40 minutos. Pasado ese tiempo comprobar que esté dorado y cocido por dentro con una aguja y retirar. Todavía en caliente, untar con mantequilla fundida. Dejar enfriar sobre una rejilla y, por último, lo espolvorear con azúcar impalpable.