Actualidad política y crisis energética en Europa

212

Voy a comenzar hoy con un preludio describiendo brevemente hechos suscitados la semana pasada en relación a la situación política y económica mundial para poder entender mejor la crisis energética que ya está viviendo mucha gente en Europa.

El contexto de la crisis energética

La semana pasada, la FED (Sistema de la Reserva Federal de los Estados Unidos) ha confirmado una evidente recesión. Recordemos que sólo Estados Unidos desarrolla un 25% de la economía mundial, y por ende, si hay recortes o una mala situación en este ámbito, va a afectar a los países en donde tiene inversiones.

Por otro lado, China, el país asiático más poblado, potencia mundial y segundo en el ranking de PIB (Producto Bruto Interno), en este tiempo se ha mostrado receloso al momento de publicar sus datos económicos recientes al atravesar una crisis inmobiliaria grave. Cabe mencionar que el sector inmobiliario en China forma el 30% de su PIB y que su economía como país equivale al 25% de la economía global. El FMI advirtió meses antes que una crisis inmobiliaria de este calibre podría tener efectos económicos considerables, causando que la inflación siga creciendo y los tipos de interés, naturalmente con relación directa, también.

En este preludio, podemos también abordar el tema reciente en el Reino Unido acerca de Liz Truss: la ahora ex mandataria dimitió en su cargo de Primera Ministra, al reconocer la imposibilidad de cumplir con la agenda trazada (generar un alto crecimiento y bajos impuestos). Con una inflación del 10.1% actualizado a agosto del presente año y tras haber caído 21.99% la libra esterlina frente al dólar estadounidense, se torna preocupante la situación para Reino Unido, pues la caída de su divisa es la peor en 30 años, generando desempleo y aumento en precios. A todo esto se suma la crisis energética que está atravesando el país: el Reino Unido no puede comprar gas a Rusia, ya que en respuesta a las sanciones europeas, el Kremlin decidió limitar el suministro de gas a Europa, lo cual ha repercutido en los precios del suministro. Y es aquí donde tengo que hacer un breve comentario, diciendo que ya nos gustaría a nosotros los latinoamericanos que nuestros políticos dimitan cuando ven una imposibilidad acerca de cumplir sus propuestas, pero en fin… vale la pena soñar despierto ¿verdad?.

Y hablando de crisis energética, no podemos dejar de mencionar a Alemania. El motor de Europa con muchas fábricas en su territorio, ha admitido que en el último trimestre entrará en recesión con una inflación actual del 7%, afrontando el cese del suministro de gas por parte del gasoducto Nord Stream 1. Con el aumento del precio del gas y la inflación, se estima que se publicarán políticas de uso para evitar el desabastecimiento en los días próximos. Definitivamente Alemania va a enfrentarse a un invierno muy duro en los próximos meses.

Sin duda alguna la guerra entre Rusia y Ucrania, ha ayudado a empeorar el horizonte a corto plazo, mientras que el Euribor (Tasa de Interes Promedio de la UE) se sigue disparando, y la capacidad de adquisición de la población se va viendo reducida.

Como vemos no hay por ahora una luz al final del túnel acerca del problema energético, por lo cual es importante que los gobiernos siempre cuenten con alternativas, como plantas nucleares, energía eólica y también en esta ocasión destacar el uso de paneles solares.

Paneles solares: una alternativa a la crisis energética

Los vatios pico (WP) son la unidad de potencia usada en los paneles fotovoltaicos (comúnmente también llamados paneles o placas solares) y ayuda para valorar también su precio. 1.000w/m2 de irradiancia es la que se toma como valor normalizado (si el cielo está totalmente despejado), para definir los datos que se proporcionan en un panel solar.

En el siguiente gráfico expresado en euros versus vatios pico, podemos notar que la evolución del precio de los paneles hasta el 2021 ha sido favorable al bolsillo de los ciudadanos. Sin embargo esta situación podría cambiar con la crisis reciente.

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es (con datos de IRENA)

Como hemos mencionado antes, la tendencia del precio de la energía, lamentablemente para nosotros los consumidores, es alcista, por lo que los insumos para la fabricación de fuentes alternativas de energía pueden verse también comprometidos.

En estos tiempos de crisis económica y energética, el precio de los metales preciosos podrían sufrir un aumento repentino, pudiendo ser estos una fuente de refugio para muchos inversores con el fin de mantener el valor de su dinero en el tiempo.

Como es sabido, uno de los metales preciosos, en este caso la plata, es utilizado en la fabricación de paneles solares. La plata además se utiliza en la fabricación de joyas y piezas decorativas, y se considera un regalo tradicional en ciertos acontecimientos de nuestra vida personal. Asimismo, las celdas de los paneles solares, hacen también un uso importante de la plata, ya que les permite convertir la luz solar en energía utilizable. En una eventual subida de este elemento, quedaría fuera del alcance de muchos. Ciertamente en los últimos años se han realizado investigaciones con el fin de mitigar el uso de plata en la fabricación de los paneles, sin embargo, los científicos coinciden en que solo se puede reducir pero no eliminar el uso total de este elemento en los paneles.

Según la web We Recycle Solar, la plata puede representar hasta un 6% del costo total de construcción de cada unidad de un panel solar y el panel medio de un metro cuadrado, puede utilizar hasta 20 gramos de plata.

Otra fuente confiable, a quien mencionar es la consultora londinense CRU, la cual exploró la relación entre la demanda de energía solar y la tendencia del mercado de la plata. El estudio de CRU determinó que, en el año 2018, la industria de fabricación de paneles solares, utilizó alrededor del 8% del suministro anual de plata física del mundo, por lo cual se confirma que si la demanda fuera en aumento durante la crisis, se puede complicar el tener un suministro estable dependiendo de la energía de esta fuente. Sin embargo y felizmente, aún no llegamos a este escenario. Mientras que los precios de los paneles no se vean exponencialmente afectados positivamente son aún una buena opción a tener en cuenta.