«Todos por y con Fátima»: la campaña para que una beba acceda a uno de los medicamentos “más caros del mundo”

Fátima Beccar Varela padece de atrofia muscular espinal (AME) tipo II; sus padres abrieron una cuenta para recaudar dos millones de dólares que es lo que cuesta la droga Zolgensma.

923
Fátima con sus padres en una de sus intervenciones. Gentileza Gimena Dominguez

Fuente: Diario La Nación

Una vez más, un beba necesita de la ayuda colectiva para conseguir con urgencia el medicamento conocido como “el segundo más caro del mundo”. Se trata de Fátima Beccar Varela que fue diagnosticada a sus 15 meses con atrofia muscular espinal (AME) tipo II, una enfermedad de evolución progresiva y constante que afecta a las neuronas motoras, al igual que el recordado caso de Emmita, la beba salteña de 11 meses que debía conseguir el mismo remedio en menos de 300 días y lo logró gracias a la ayuda de Santiago Maratea.

Siguiendo la metodología que en ese momento impulsó el influencer, los padres de Fátima buscan juntar 2,1 millones de personas que puedan aportar $390 cada una para recaudar los 2,1 millones de dólares que cuesta el medicamento Onasemnogén Abeparvovec, conocido comercialmente como Zolgensma, que debe aplicarse antes de los dos años.

Cómo colaborar
Para colaborar con la campaña “Todos por y con Fátima”, en Argentina, el alias de la cuenta de Mercado Pago a nombre de su madre, Gimena Teresita Domínguez (27-33855093-1), es todosporyconfatima. Para el resto del mundo se puede entrar a la siguiente Website: https://linktr.ee/todosporyconfatima

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de TODOSPORYCONFATIMA (@todosporyconfatima)

El diagnóstico
Según relató Domínguez a LA NACIÓN empezaron a sospechar que su hija tenía un retraso motor al no lograr sentarse a los seis meses de edad. A los 10 meses decidieron consultar con un neurólogo que les indicó como tratamiento dos meses de kinesiología.

Una vez transcurrido ese tiempo, Fátima no mejoró y el neurólogo notaba que no respondía bien a los estímulos, por lo que siguieron con un análisis de cerebro que salió bien. Fue un electromiograma, una prueba que mide la actividad eléctrica de los músculos y nervios, la primera en arrojar pistas. Al ver este resultado, el neurólogo decidió derivarlos a una colega que les indicó un estudio específico para detectar AME.

En ese momento, junto con el diagnostico se enteraron de la dificultad para conseguir el tratamiento dado que Fátima, según le dijo su neuróloga, no calificaba en el régimen establecido por el Gobierno. Por recomendación médica para intentar detener el avance de la enfermedad comenzaron con el tratamiento de Spinraza, un medicamento que se aplica en la columna bajo anestesia.

Según explicó Domínguez, la etapa inicial del tratamiento son cuatro dosis y luego debe ser suministrado de por vida cada cuatro meses para conseguir que la enfermedad avance más lento. “Zolgesma introduce el gen que mutó y genera esta enfermedad. Se aplica una sola vez y es por eso que es tan cara”, señaló para exponer las diferencias entre los dos tratamientos.

Domínguez agrega que la vía para conseguir el medicamento es a través de la judicialización con su prepaga. Antes, un médico debe prescribirle ese tratamiento a su hija. “Después de que lanzamos la campaña se contactaron varios padres de bebés con AME. Hay casos donde fallan a favor y otros en contra. Puede salir bien, como mal y mientras tanto, avanza el tiempo. A veces se cumple los dos años y todavía no fallan. Van al límite de la edad y cuanto antes lo reciben [los pacientes], mejor”, enfatizó.

Además de conseguir el remedio deberán esperar a la cuarta dosis del otro tratamiento, que será el 8 de mayo próximo, para poder avanzar. Hoy le aplicarán a su hija la tercera dosis. “Siento que necesito hacer algo más, no me puedo quedar con los brazos cruzados y sentir que no hice nada. Es una locura saber que existe una medicación que le puede hacer mucho mejor a tu hija y no tenés los medios para dársela, eso es lo que más desesperación te genera, voy a mover cielo y tierra para conseguirla”, cerró Domínguez.