A los 90 años muere Fidel Castro

778

LA HABANA, 26 nov (Reuters) – El líder cubano Fidel Castro, una leyenda de la izquierda revolucionaria que gobernó su país durante casi medio siglo, murió el pasado viernes 25.11.2016 a los 90 años
Castro estaba apartado del poder desde julio del 2006, cuando una crisis de salud lo obligó a ceder el mando a su hermano Raúl. Su enfermedad nunca fue revelada oficialmente.
Castro fue una de las figuras más influyentes de la Guerra Fría y desafió a una decena de presidentes de Estados Unidos luego de instaurar un Gobierno comunista en la isla, apenas a 150 kilómetros de Florida. (Redacción La Habana; Editado por Javier López de Lérida).

Venerado por unos y detestado por otros, su deceso deja a la izquierda latinoamericana sin su mayor símbolo tras apadrinar una nueva generación de líderes que siguieron su estela para proclamarse «socialistas y antiimperialistas».
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, lanzó varios mensajes en su cuenta de Twitter para despedir a quien su fallecido antecesor Hugo Chávez consideraba su padre político e inspiración permanente para los nuevos «revolucionarios».
«Fidel y Chávez construyeron el ALBA, PetroCaribe y dejaron abonado el Camino de la Liberación de nuestros Pueblos… La Historia los Absolvió», escribió el mandatario, parafraseando el mítico discurso del ex guerrillero cubano cuando fue condenado por el asalto al Cuartel Moncada en 1953.
En México, el presidente conservador Enrique Peña Nieto también utilizó las redes sociales para expresar su pésame por la muerte de Castro, quien pasó una temporada exiliado en el país norteamericano desde donde zarpó en el yate Granma para iniciar su revolución.
«Lamento el fallecimiento de Fidel Castro Ruz, líder de la Revolución cubana y referente emblemático del siglo XX (…) Fue un amigo de México, promotor de una relación bilateral basada en el respeto, el diálogo y la solidaridad», dijo Peña Nieto, cuyo país mantuvo tradicionalmente buenas relaciones con la Cuba socialista a pesar de su cercanía con Estados Unidos.
El presidente de Nicaragua, el ex guerrillero Daniel Ortega, así como el presidente de El Salvador, el también ex guerrillero Salvador Sánchez Cerén, también mostraron su aflicción por la muerte de un amigo y referente histórico en América Latina.
«Expresamos nuestro eterno agradecimiento al compañero Fidel, a su pueblo y al gobierno cubano por el apoyo solidario que siempre recibió nuestro pueblo en los momentos más difíciles», dijo en un comunicado Sánchez Cerén, cuyo Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) fue respaldado por Castro durante la guerra civil de 1980-1992.
En Sudamérica, los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Bolivia, Evo Morales, ambos fuertes aliados de Cuba y Venezuela, elogiaron la grandeza de la figura de Castro y prometieron seguir su legado.
«Fidel Castro nos deja el legado de luchar por la integración de los pueblos del mundo (…) Duele mucho la partida del comandante Fidel Castro», dijo Morales a la cadena Telesur.
Raúl Castro dijo que los restos del anciano líder será cremados en las primeras horas del sábado.
«Se fue un grande. Murió Fidel. ¡Viva Cuba! ¡Viva América Latina!», se despidió Correa.
(Con reporte adicional de Nelson Rentería en San Salvador y Diego Oré en Caracas. Editado por Anahí Rama.)